BLOG DE POESÍA

POEMAS DE MANUELA PASO

domingo, 2 de enero de 2011

NECESIDAD


Es una cosa extraña
pero en la tumba de mi madre hay un hueco por el que cabe una mano.

Alguna vez
he acariciado ese vacío estigio entre nuestras dos vidas,
sin temerle a ese minuto de contacto
pues sólo se trata de una devastadora necesidad de perdón.

Es posible, sin yo sentirlo,
que mi vínculo tembloroso
roce aquella carta que le escribí al morir
donde le confesaba que la amaba a pesar de todo.

Y en la tierra que no alcanzo
se revolverán también las versiones silenciosas de mis hermanos,
nuestras fotografías de niños disfrazados de distintos,
dos euros para Caronte
y aquella virgen ortodoxa que lo presenció todo.

Es extraño, sí,
pero en la tumba de mi madre hay un hueco por el que entra y sale

mi mano.

8 comentarios:

  1. te encontré en medio del la malgama de las redes, observé que vas mas allá de lo cotidiano, y rescato tu blog para colgarlo al mío.

    ResponderEliminar
  2. Para esa persona que conoció a las madres, para esa persona que conoció a los hermanos, para esa persona que la hice partícipe de mi vida, para esa persona que me hizo partícipe de la suya, para esa persona que de forma partícipe llenábamos huecos de amor, para esa persona.....para tí Manuela.

    ResponderEliminar
  3. Nos encanta tu Blog. Lo seguiremos. Tenemos NECESIDAD de poetisas como tu.

    ResponderEliminar
  4. Enhorabuena por tu nuevo rincón intimo que compartirás con los que te queremos y admiramos!!! Buen comienzo para un año lleno de promesas.
    Un fuerte abrazo de inauguración!
    Estela

    ResponderEliminar
  5. Genial... me encanta este poema...

    ResponderEliminar
  6. ¿Por qué dejar flores a los pies , si se pueden entregar en mano?

    Un beso, de parte de tu madre

    ResponderEliminar
  7. Esa charla con los muertos que no acaban de morirse y hablan por boca ajena con la voz que les damos, y ablandamos el severo amor mal entendido.
    Por ese hueco va la última carta de la mano. Por ese hueco va el perdón de camino.

    Enhorabuena, sobrio y emotivo.

    Ah... también te felicito por tu lectura en los diablos azules.

    ResponderEliminar